Generación de ideas

ideas

La generación de ideas es un mecanismo generativo sencillo, en el que se asocian ideas nuevas a otras ya expresadas. Las asociaciones son el fundamento de la construcción de racimos asociativos que intervienen en un flujo de escritura.

Una manera para generar ideas es a través de los siguientes mecanismos:

  • Analogía: Permite introducir situaciones nuevas que amplían el discurso y lo hacen más complejo
  • Contrario: Se crean comparaciones significativas, se contrapone una idea ya presente a otra que se puede considerar como opuesta.
  • Causa: Se pone en relación una idea, ya expresada, con una nueva idea que constituye su premisa lógica (es decir, que la explica), introduciendo una relación causa-efecto.
  • Consecuencia: Se pone en relación una idea, que presenta un hecho, un fenómeno o una situación, con otra que describe sus consecuencias, destacando una relación causa-efecto en la que la idea inicial desempeña la función de premisa.
  • Precedencia: De un acontecimiento es posible destacar otro que lo ha precedido, generalmente responde a la pregunta: ¿qué ha sucedido anteriormente?
  • Sucesión: Dado un acontecimiento determinado, es posible destacar otro que se producirá a continuación, generalmente se responde a la pregunta: ¿qué sucederá después?
  • Generalización: Permite generar, a partir de informaciones específicas, una conclusión que las presenta de modo general.
  • Ejemplificación: Se genera una idea específica a partir de un concepto general, es decir, la nueva idea viene a ejemplificar aquel concepto.
  • Búsqueda de tipologías o ilustración: Es un caso particular: se genera una asociación entre una idea general y varias ideas más específicas y estas últimas proporcionan una tipología de la idea inicial.
  • Experiencia personal: Introduce hechos de los que se ha sido protagonista de primera mano, y hacen más convincente la idea inicial.
  • Experiencia de autoridades: Es el mismo caso de la anterior, solo que en éste el autor del escrito es sustituido por una personalidad conocida.

Planeación

plan

La planeación del escrito comprende la definición de las siguientes partes:

  • El tema responde a la pregunta ¿qué quiero comunicar? Es la identificación de la idea central o tesis que va a condicionar el desarrollo del texto.
  • El propósito responde a la pregunta ¿por qué voy a comunicar esto?
  • La audiencia responde a la pregunta ¿a quién le voy a comunicar? ¿Para quién escribo?
  • El tipo de texto a seleccionar, obviamente depende de las respuestas a las tres preguntas anteriores.
  • La búsqueda de información.Una vez definidos estos elementos debemos, iniciar la búsqueda de la información que requeriremos para redactar el texto.Implica un trabajo previo por parte del redactor, para ello es necesario: preguntarse cuánto se sabe sobre el tema acerca del cual se escribirá; y tomar en cuenta el marco textual, es decir qué conceptos clave, que están relacionados con la disciplina a la cual pertenece el tema debo emplear y cómo serán planteados en el escrito: como un análisis, como una descripción, como una comparación…
  • Usar la lluvia de ideas o las redes semánticas o los mapas conceptuales para organizar las ideas que se tienen hasta el momento, y que podrían constituir el borrador del escrito que se planea.

Selección del tema. Una investigación es un proceso que incluye identificación, búsqueda, selección, procesamiento y comunicación de información referente a un tema, a partir de una inquietud personal. Esta inquietud suele plantearse en forma de pregunta, la cual se convierte en el eje de la investigación.

Para elegir el tema de investigación, conviene pensar en nuestros intereses e inquietudes. Reflexionar sobre lo que somos y lo que hacemos. Aunque es válida una investigación para nosotros mismos saber mas o aprender de un tema, es importante considerar que el producto de nuestra investigación pueda trascender y ser de interés y utilidad para otras personas. Construir y fundamentar nuestra opinión o reflexión acerca de un tema y ponerla a consideración de un público determinado. No se trata de repetir lo que otros han dicho o expresar ideas de las cuales no estamos convencidos.

Público al que se dirige la investigación. ¿Quién me interesa que lea el resultado de mi investigación? En ocasiones no basta con decir “voy a ponerlo para el que lo quiera leer”. Dependiendo del público al que queramos llegar, será el enfoque que le demos a nuestra investigación y la manera que elijamos para presentar dicha investigación. Existen obras de arte, que son creadas para el que le guste o para quien las entienda, pero si nos referimos a investigaciones, comentarios, opiniones y reflexiones acerca de un tema, es importante que consideremos a quién queremos dirigir específicamente nuestra investigación, independientemente de que pueda haber personas fuera de las consideradas por nuestra investigación, que se interesen y encuentren utilidad a nuestro trabajo.

Objetivos de la investigación. ¿Qué espero lograr en las personas que revisen mi producto? Al pensar en el público al que se dirige la investigación, se piensa en los objetivos que persigue la propia investigación. La investigación fue creada para que la gente conozca, reflexione, esté informada, se sensibilice respecto a algo, etc.

Estos objetivos están en función del tema elegido y de nuestros propios intereses e intenciones. Medio a través del cual se dará a conocer el proceso, los avances y los resultados de la investigación. ¿Cuál es el medio que voy a utilizar para allegar los resultados de mi investigación al público determinado?

El tema de investigación, los objetivos y el público al que se dirige la investigación, nos dan pautas para elegir el medio o los medios adecuados para presentar la información. Así como para considerar de manera inicial y general, el esquema del contenido que pretendemos presentar.

 

Planeación de discursos textuales y orales

planear

¿Cómo empezar a escribir? Compleja tarea cuando no se nos ocurre nada, cuando la hoja está en blanco y quisiéramos que fluyeran las ideas. Todos hemos sentido, más de una vez esta sensación y nos hemos enfrentado a circunstancias en las que requerimos escribir para resolver un determinado problema.

Escribir significa mucho más que conocer el abecedario, saber “juntar letras”. Quiere decir ser capaz de expresar información de forma coherente y correcta para que la entiendan otras personas, significa poder elaborar cartas y documentos que nos permitan sobrevivir (Cassany, 1995).

El proceso de la escritura es difícil de accionar, como todas las máquinas. Pero una vez que conocemos los pasos que lo componen, éstos nos guían para empezar a escribir.

Accionar máquinas…
Basta con moverse al son de la música para bailar. Pero el principiante lo hará mejor, sin dar pisotones, si sigue las marcas que un maestro le raya en el piso. Después, ya podrá bailar siguiendo el ritmo con lo que le dictan su memoria y sus habilidades aprendidas.

Escribir, cualquiera escribe. Basta con apilar palabras con un cierto sentido. Pero cuando nos iniciamos en serio en la comunicación escrita, es mejor seguir fórmulas y pasos diseñados para lograr un buen texto, fluido, lógico y con sentido.

Escribir involucra un proceso; empieza con la selección de un tema, con la definición de propósito y audiencia.Cuando ya sabemos lo que queremos decir, seguimos con la investigación y recolección de información. Organizamos esos materiales y después empezamos, ahora sí, a escribir el texto. Las ideas se convierten en palabras en un borrador. Sobre ese borrador vamos a trabajar añadiendo, omitiendo, corrigiendo y puliendo el contenido.

Pasos clave en el proceso para elaborar discursos orales y escritos es el siguiente:

Proceso de Escritura

CASSANY Daniel (1995), Describir el escribir. Cómo se aprende a escribir, Barcelona: Paidós Comunicación.