Uso de los tiempos del pasado

La narración de lo que se hizo el fin de semana pasado, cómo se conoció al amor de la vida, como se era de pequeño, cómo se ha cambiado en los últimos años, que se ha hecho este año… requiere de conocer los  TIEMPOS DEL PASADO: el pretérito perfecto (he comido), el pretérito indefinido (comí), el pretérito imperfecto (comía) y el pretérito pluscuamperfecto (había comido).

La única manera de aprender a utilizarlos correctamente es precisamente utilizándolos. Enseguida una explicación esquemática de los usos de cada uno de ellos:

Verbos en Pasado Usos

Actividad:

  • Imprimir y recortar  los infinitivos de los verbos, los marcadores temporales y los sujetos.
  • Colocar las tarjetas bocabajo y coger un verbo, un marcador temporal y un sujeto al azar: con los tres elementos intentar hacer una frase (añadiendo todas las palabras necesarias para que tenga sentido).

Verbos en Pasado

Enseguida compartimos tres nubes de palabras de ProfeDeELE en las que aparecen los marcadores temporales (las palabras o expresipnes que sirven para indicar un momento o relacionar dos momentos diferentes entre sí) que suelen acompañar a los diferentes tiempos del pasado.

Preterito ImperfectoPreterito PerfectoPreteritod Indefinido

Alvarez, Ana (2018). Pon a prueba tu memoria y usa los tiempos del pasado. Consultado el 4 de Abril de 2018 en: https://profeanaalvarez.wordpress.com/2018/03/29/pon-a-prueba-tu-memoria-y-usa-los-tiempos-del-pasado-preterito-indefinido/

 

Escribo porque…

escribo-porque-portada

Escribo lo correcto, lo que para mi es primordial.
Escribo un manual, una guía.
Escribo en calma, asertivo y verdadero.
Escribo para mi.
Escribo para ellos.
Para cuando no me escuchen, para cuando no me oiga.
Escribo un molde, una forma, un modelo.
Escribo y vuelvo leer.
Escribo un mundo.
Escribo vidas.
Escribo para cambiar, para lograr algo.
Escribo para hoy y mañana, para lo que soy y seré.
Juan Diego M.
Y ahora, tú: cuéntanos por qué escribes, para qué escribes…

Feminismo no es lo contrario de machismo

Equality conceptLa palabra feminismo no es un antónimo de machismo.

En los medios de comunicación no es infrecuente encontrar frases en las que esos dos términos se usan como opuestos: «Afirma que no es machista ni feminista, sino que busca el equilibrio».

Según el Diccionario académico, feminismo es el ‘principio de igualdad de derechos de la mujer y el hombre’ y el ‘movimiento que lucha por la realización’ de esa igualdad.

Por su parte, la misma obra define machismo como ‘actitud de prepotencia de los varones respecto a las mujeres’ y ‘forma de sexismo caracterizada por la prevalencia del varón’.

Como puede apreciarse en las definiciones, no se trata de dos términos equiparables, ya que, mientras que el feminismo es la búsqueda de la igualdad entre sexos, el machismo supone una preponderancia del varón.

Para cubrir ese hueco semántico, el de una palabra que aluda a una defensa de la superioridad de la mujer sobre el varón, se emplea en ocasiones el término hembrismo.

Se trata de una voz correctamente formada y que se emplea en ocasiones como par lingüístico de machismo. Sin embargo, mientras que machismo designa tanto una actitud como una estructura social históricamente asentada, el hembrismo no se define como un sistema con existencia real, sino meramente como la actitud particular de algunas personas que abogan por la prevalencia de las mujeres sobre los hombres.

No obstante, muchos colectivos rechazan el término, pues entienden que se emplea de forma peyorativa para atacar los postulados feministas y que designa una realidad que no existe.

Conviene subrayar que la voz hembrismo, que está adquiriendo ese significado en los últimos tiempos, tiene otro menos usual y restringido a los campos de la psicología y la sociología. En concreto, algunos especialistas emplean esa voz para aludir a una exagerada actitud de sumisión, pasividad y resignación frente al hombre.