Lectura: el arte de subrayar

subrayar

Para estudiar eficientemente debes aprender a variar la velocidad  de lectura, adecuándola tanto al material que se tiene enfrente como a la razón para leerlo. Debes proponerte, ante todo, dominar cada tipo de lectura lo mismo cuando lees para estudiar que cuando lo haces para descansar. Desarrollando esta habilidad de revolotear de un método de lectura a otro, aumentarás ampliamente tu eficiencia. Tendrás la capacidad de buscar puntos específicos mediante revisiones rápidas, de valorar con rapidez, de un solo vistazo, determinado pasaje, y de analizar y dominar un pasaje mediante la lectura de estudio. No debes olvidar tampoco lecturas más ligeras.  También aquí puedes aumentar tu eficiencia al aprender a leer las materias ligeras o familiares a una velocidad mayor que la de la presente lectura.

¿Qué subrayar en un texto?

  • Términos clave de una temática y frases seguidas de partículas que marcan la argumentación (pero, aunque, ya que…). Procurar que los conceptos tengan sentido por sí mismos.
  • Procurar que las palabras o frases esenciales que hemos subrayado permitan comprender de inmediato las ideas, los detalles importantes y las definiciones.
  • Podemos completar el subrayado con notas al margen, las cuales pueden ayudar a completar el significado de lo subrayado. Las preguntas pueden resumir información importante, palabras que engloben el sentido de todo un párrafo también ayuda a organizar el subrayado.
  • No conviene subrayar mucho, cuando un párrafo largo (de 5 a más líneas) es importante, podemos subrayar los conceptos clave y colocar una línea vertical a lo largo del mismo.
  • No se aconseja subrayar en la primera lectura, es importante tener el antecedente del asunto que trata la lectura, cuáles son las ideas principales, dónde se localiza la argumentación del autor, cuáles son los conceptos clave, las definiciones.
  • Se recomienda subrayar párrafo por párrafo.
  • Podemos usar dos tintas para el subrayado, una para las ideas principalesy la otra para las complementarias.
  • Utilizar siglas o claves en los fragmentos más importantes según el objetivo de la lec

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *